La Reina del Desastre: Murphy ataca de nuevo (Víctimas de Murphy nº 2) por Miriam Meza

Titulo del libro : La Reina del Desastre: Murphy ataca de nuevo (Víctimas de Murphy nº 2)
Fecha de lanzamiento : October 31, 2017
Autor : Miriam Meza
Número de páginas : 355

La Reina del Desastre: Murphy ataca de nuevo (Víctimas de Murphy nº 2) de Miriam Meza está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

La Reina del Desastre: Murphy ataca de nuevo (Víctimas de Murphy nº 2) por Miriam Meza

Miriam Meza con La Reina del Desastre: Murphy ataca de nuevo (Víctimas de Murphy nº 2)

Cuando tu madre es una loca obsesionada con la suerte y tu papá es el típico hippie, con cabello largo y el cuerpo lleno de tatuajes, es posible que no seas lo que la sociedad tiende a calificar como normal. Pero está bien, porque al fin y al cabo lo normal, además de eludir con vehemencia el ADN de mi familia, es jodidamente aburrido.

Aprendí el significado de la palabra desastre a muy temprana edad. Era algo para lo que parecía tener un talento especial. Si se tratara de un concurso, yo sería la reina. Creo que mi madre incluso tiene guardada mi corona en algún lugar.

Sin embargo, y pese a mis antecedentes, terminé como columnista en una revista ofreciendo consejos sobre romance y relaciones. Mi trabajo es bastante genial, si me preguntan. El único problema es la montaña de músculos enfundada en trajes pasados de moda con la que comparto cubículo: Samuel Mendoza.

* * *

Yo no tenía tiempo para el romance. Mi vida estaba planificada milimétricamente, y los cambios de última hora no tenían espacio en mi agenda.

Tampoco tenía espacio para rubias peligrosas con serias tendencias al desastre. No, definitivamente no tenía tiempo para Melina González, por eso recurrí a un método de siete pasos para mantenerla a una distancia segura.

Pero algunos planes están destinados a fracasar, algunos muros fueron levantados para caer, y algunos secretos no permanecen guardados por mucho tiempo. Aunque deseaba que no fuera mi caso, no estaba muy seguro de poder seguir resistiéndome a la impredecible rubia con la que comparto cubículo.

«Esto tiene la palabra desastre escrita por todas partes. Y en mayúsculas».